Información relacionada


Cómo adaptarse a la pérdida de una extremidad

Perder una extremidad puede causar un impacto profundo. Cada persona reacciona de forma diferente a la pérdida. Es posible que se sienta enojado, frustrado, temeroso, triste o solitario. Estos son sentimientos muy comunes después de la pérdida de una extremidad. De hecho, muchas personas atraviesan diferentes etapas de duelo. Solamente usted sabe cómo se siente. Pero no dude en pedir la ayuda emocional que necesita. No tiene que atravesar este tiempo de adaptación solo.

Dos mujeres hablando; una está usando un bastón.
Pasar tiempo con un consejero entre iguales puede ayudarlo a sentirse más cómodo con su nueva imagen corporal.

Etapas del duelo

El duelo es una emoción compleja. Es una reacción normal a cualquier tipo de pérdida. Puede comenzar inmediatamente después de la pérdida de una extremidad. O bien, usted puede no tener esta sensación hasta más avanzada la recuperación. El proceso del duelo puede dividirse en cinco etapas. Estas pueden darse en cualquier orden. Puede ser que sienta una etapa con más intensidad que otras, o que se “quede atascado” en una etapa. Aprenda a reconocer las etapas del duelo:

  • Negación (“Esto no me puede estar ocurriendo a mí”)

  • Enojo (“¿Por qué me sucede esto?”)

  • Negociación (“Prometo ser bueno si solamente puedo recuperar mi vida anterior”)

  • Depresión (“Nunca volveré a ser normal o a estar bien”)

  • Aceptación (“Buscaré una forma de seguir con mi vida”)

Cómo adaptarse a una nueva imagen corporal

Todos nos vemos de determinada manera. Después de la pérdida de una extremidad, la autopercepción puede verse alterada. Aceptar los cambios que sufrió su cuerpo le llevará tiempo. Recuerde que perder una extremidad no lo hace una persona menos valiosa. Mientras atraviesa su recuperación física, dese tiempo para recuperarse también emocional, mental y espiritualmente. Tómese todo el tiempo que necesite, pero comprométase a aceptar y cuidar su cuerpo.

La intimidad después de la pérdida de una extremidad

El sexo es una parte normal de cualquier relación de pareja. La pérdida de una extremidad puede producir cambios que afectan la capacidad o el deseo de tener relaciones sexuales. Estos cambios pueden ser físicos y emocionales. Es posible que pase cierto tiempo antes de que usted se sienta listo para reanudar las relaciones sexuales. Estos consejos pueden ayudarlo a trabajar con su pareja para revivir la intimidad y buscar maneras para volver a disfrutar del sexo.

  • Hable abiertamente con su pareja sobre sus temores e inquietudes. Permita que su pareja haga lo mismo con usted. Esto podría ayudarlos a mantener la comunicación. Además permitirá reducir el estrés y las emociones negativas, como el enojo y el resentimiento. Si no se resuelven, estas emociones pueden ir acumulándose y causar problemas.

  • Cuando su proveedor de atención médica le indique que está listo para tener relaciones sexuales, y usted y su pareja estén listos para reanudar las relaciones sexuales, háganlo lentamente. Recuerde que hay muchas maneras de demostrar el amor y el afecto que sienten mutuamente.

  • Antes de las relaciones sexuales, trate de lucir y sentirse lo mejor posible. Póngase ropa cómoda y que sea fácil de quitar.

  • Escoja un momento para tener relaciones sexuales en que ambos se sientan descansados. Además, elijan un lugar donde puedan relajarse sin tener interrupciones.

  • No se apuren. Tómense el tiempo necesario para disfrutar y excitarse. Prueben acariciarse, tocarse, tenerse en brazos o abrazarse y besarse. Masajéense mutuamente con aceites o lociones. Estas actividades pueden ayudar a estimular la excitación antes del sexo. También le permitirán sentirse deseable y cerca de su pareja, aunque no tengan relaciones sexuales.

  • Después de la pérdida de una extremidad, usted y su pareja pueden encontrar diferentes posiciones que les resulten más cómodas. Exploren las posiciones que mejor funcionen para usted y su pareja.

  • Si usted y su pareja tienen dificultades para reanudar sus relaciones sexuales, está bien que consigan ayuda profesional. Trate de hablar con su médico, un enfermero o un consejero.

No estás solo

Pedir ayuda puede ser difícil. Pero todos necesitamos ayuda de vez en cuando. No deje que la pérdida de una extremidad lo aísle. Busque ayuda. Pida la ayuda y la asistencia que necesite. Estas personas y organizaciones pueden ayudarlo a lo siguiente:

  • Consejeros entre iguales. Se trata de personas que viven con una amputación y que están dispuestas a compartir sus propias experiencias. Hablar con una persona que ha atravesado una amputación puede ser de gran ayuda.

  • Familiares y amigos. Las personas que lo quieren y se preocupan por usted realmente quieren ayudarlo. Dígales qué necesita y cómo se siente.

  • Psicólogos u otros terapeutas. La terapia puede ayudarlo a atravesar el proceso de adaptación.

  • La Amputee Coalition. Este grupo sin fines de lucro ofrece recursos y apoyo. Puede encontrarlo en línea en  Amputee Coalition o por teléfono llamando al 888-267-5669, int. 1.

Notas para los familiares y amigos

Si bien usted puede apoyar la recuperación de su ser querido de muchas maneras, el apoyo emocional es fundamental. Su familiar necesitará comprensión y paciencia. Pero no tenga miedo de alentarlo a volver a la rutina. Escuche atentamente lo que le dice. Haga preguntas y exprese sus inquietudes. Es normal sentir tristeza, pero esté atento a las señales de depresión. Comuníquese con un terapeuta capacitado si su ser querido presenta lo siguiente:

  • Se siente abrumado o tiene una tristeza constante.

  • No encuentra placer en nada.

  • No acepta la realidad de la pérdida de la extremidad.

  • No se toca el muñón ni se levanta de la silla de ruedas.

  • No habla ni se reúne con familiares o amigos.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Ascension Complete