Información relacionada


Evaluación y tratamiento del sangrado rectal

Para encontrar el lugar y la causa del sangrado, se le realizará un examen físico. Se le preguntará sobre su historia clínica. Es posible que le hagan también ciertas pruebas para confirmar el diagnóstico y planificar el tratamiento.

Pruebas que podría necesitar

Médico y técnica que realizan una sigmoidoscopia en una paciente que está tendida de lado.
Como parte de la evaluación, es posible que le hagan una colonoscopia.

Es posible que se le realice alguna de las siguientes pruebas:

  • Muestra de heces. Le tomarán una muestra de heces para examinarla y ver si contiene sangre.

  • Anoscopia. En esta prueba se utiliza un pequeño tubo (anoscopio) para examinar el ano. Detecta problemas como, por ejemplo, hemorroides.

  • Sigmoidoscopia. En esta prueba se utiliza un tubo iluminado para examinar el recto y la parte del intestino grueso que está más cerca del recto (el colon sigmoide).

  • Colonoscopia. En esta prueba se observa el recto y el colon por completo. Es posible que le administren medicamentos a través de una vía intravenosa (IV) para ayudarlo a relajarse.

  • Serie gastrointestinal inferior o enema de bario. Esta es una prueba mediante radiografías para visualizar el colon. Se introduce un líquido lechoso que contiene bario a través del recto y el colon. Este líquido facilita la visualización del colon en la radiografía.

  • Endoscopia superior. En esta prueba se examina el esófago, el estómago y la parte superior del intestino delgado. Este procedimiento se utiliza en el caso de sangrado rectal con otros síntomas, como presión arterial baja y latidos rápidos del corazón. Este examen también se puede llevar a cabo si las heces son alquitranadas y de color negro oscuro.

  • Endoscopia con cápsula. Para esta prueba, debe tragar una pastilla que tiene una pequeña cámara en su interior. La cámara toma imágenes del intestino delgado. Puede llegar a zonas a las que es difícil llegar con la colonoscopia y la endoscopia superior.

  • Enteroscopia con balón. En esta prueba se utiliza un tubo especial (endoscopio) para llegar a la parte más profunda del intestino delgado.

  • Exploración para rotular glóbulos rojos . En esta prueba se marcan (rotulan) los glóbulos rojos con pequeñas cantidades de material radioactivo. De esta forma, se pueden observar las células y realizarles un seguimiento mediante una exploración.

  • Angiografía. En esta prueba se inserta un tubo (catéter) a través de una vena, por lo general en la pierna. El tubo inyecta un colorante en los vasos sanguíneos para ver dónde se origina el sangrado.

Su plan de tratamiento

El tipo de tratamiento depende de la causa del sangrado rectal. El proveedor de atención médica establecerá un plan adecuado para usted. El sangrado rectal en ocasiones desaparece por sí solo. Aun así, debe consultar al proveedor para comprobar que no se trate de un problema grave.

Qué puede hacer

Siga todas las instrucciones del médico. Continúe consultándolo después del tratamiento. Es posible que necesite ir a visitas de seguimiento. Si continúa con el sangrado rectal, llame al médico. Puede ser debido al mismo problema o a otro nuevo.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene