Información de salud


Información sobre las pruebas de función pulmonar en bebés y niños pequeños

Las pruebas de función pulmonar son pruebas respiratorias para ver cómo funcionan los pulmones de un niño. También se usan para ver si los pulmones de los bebés prematuros están creciendo y funcionando bien. Permiten que el proveedor de atención médica de su hijo diagnostique problemas pulmonares, como la displasia broncopulmonar, el asma o la fibrosis quística. Este análisis también puede usarse para saber cómo funcionan determinados tratamientos en los problemas ya diagnosticados.

Proveedor de atención médica escuchando con un estetoscopio el pecho de una niña mientras una mujer los observa.

La mayoría de los niños menores de 5 años no pueden hacer pruebas complejas de función pulmonar. El diagnóstico se basa principalmente en los síntomas, las exploraciones físicas y los antecedentes familiares. En algunos casos, el proveedor de atención médica podría hacer que el niño pruebe una dosis baja de corticoesteroides inhalados durante unos meses para ver si ayudan a aliviar los síntomas. Si los síntomas vuelven o empeoran una vez terminado el tratamiento con corticoesteroides, es posible que los pulmones de su hijo no funcionen correctamente y podría necesitar otras pruebas.

Los síntomas que pueden indicar problemas pulmonares, como alergias o asma, en los bebés y niños pequeños incluyen lo siguiente:

  • Tener tos seca que regresa y no desaparece. Es posible que sea peor durante la noche.

  • Tener silbidos intermitentes al respirar, problemas para respirar o falta de aliento.

  • Estar menos activo.

  • Cansarse fácilmente.

Pruebas comunes de función pulmonar

  • Fracción exhalada de óxido nítrico (FeNo). En esta prueba se mide el nivel de óxido nítrico en el aliento del niño. El óxido nítrico significa que su hijo tiene hinchazón (inflamación) en los pulmones. Para esta prueba, su hijo sopla dentro de un dispositivo manual. Entonces, se evalúa el aire del aliento del niño.

  • Espirometría. Se puede usar la espirometría para revisar la función pulmonar en la mayoría de los niños a partir de los 6 años. Algunos niños en edad preescolar pueden hacer la prueba. En esta prueba, el niño debe soplar en una boquilla. Los niños de 4 a 5 años pueden hacer la espirometría con la ayuda de un proveedor. Los bebés y los niños menores de 3 años no pueden seguir las instrucciones para la espirometría. En este caso, se usa un equipo especial. Consiste en un chaleco inflable y una mascarilla transparente. Estos elementos se conectan a una máquina que registra la respiración del niño. Por lo general, el niño estará dormido durante la prueba. La prueba no duele.

Preparativos para la prueba de función pulmonar

Si el niño tiene 5 años o menos, el proveedor de atención médica puede cambiar la forma de realizar la prueba. Las pruebas de función pulmonar están a cargo de una persona que tiene experiencia en trabajar con niños pequeños. El proveedor de atención médica de su hijo o el personal le dirá cómo debe preparar al niño para la prueba. Es importante que haga lo siguiente:

  • Siga todas las instrucciones que le dé el proveedor de atención médica de su hijo con respecto a no comer ni beber antes o después de la prueba.

  • Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre los medicamentos que usa el niño. Tal vez tengan que dejarlos para la prueba.

  • Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre los riesgos y los efectos secundarios de la prueba.

Se medirá la altura de su hijo. Esto es porque el tamaño del pulmón está relacionado con la altura. Los resultados de la prueba de su hijo podrían compararse con los de otros niños de igual sexo, edad y altura.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene