Información relacionada


Cirugía del tendón tibial posterior

Esta operación es una manera de reparar el tendón que está en la parte de atrás de la pantorrilla que baja hasta la cara interior del tobillo. El tendón puede estar desgarrado o inflamado a causa de una lesión o por otras razones. Esto puede causar dolor y otros problemas. La cirugía puede ayudar a aliviar estas molestias.

Un traumatólogo (cirujano ortopedista) es quien hace esta cirugía. Es un profesional que se especializa en tratar problemas de los huesos, los músculos, las articulaciones y los tendones.

Qué debe informar a su proveedor de atención médica

Dígale todos los medicamentos que usa. Esto incluye los de venta libre, por ejemplo, el ibuprofeno. También incluye las vitaminas, las hierbas medicinales y otros suplementos. Además, avise a su proveedor de atención médica si sucede lo siguiente:

  • Ha tenido cambios recientes en su salud, como una infección o fiebre.

  • Tiene sensibilidad o alergia a algún medicamento, al látex, a la cinta adhesiva o a los medicamentos anestésicos (ya sean para anestesia local o anestesia general).

  • Está embarazada o sospecha que pueda estarlo.

Pruebas antes de su cirugía

Antes de su cirugía, puede que deban hacerle pruebas de diagnóstico por imágenes. Por ejemplo, radiografías o una resonancia magnética.

Preparativos para la cirugía

Hable con su proveedor de atención médica sobre cómo debe prepararse para su cirugía. Es posible que deba dejar de usar algunos medicamentos antes del procedimiento, como los anticoagulantes y la aspirina. Si fuma, quizás deba dejar de hacerlo antes de la cirugía. Fumar puede retrasar su recuperación. Hable con su proveedor de atención médica si necesita ayuda para dejar de fumar.

También haga lo siguiente:

  • Pida a un familiar o amigo que lo lleve del hospital a su casa.

  • No coma ni beba nada antes de la cirugía, según le hayan indicado.

  • Siga todas las demás instrucciones que le dé su proveedor de atención médica

Le pedirán que firme un formulario de consentimiento para autorizar a que se realice el procedimiento. Léalo atentamente. Haga preguntas si algo no le resulta claro.

Planifique su recuperación

También tendrá que planear hacer algunos cambios en su casa para colaborar con su recuperación. Es posible que necesite ayuda en casa. Puede que tenga que hacer cambios en sus actividades. No podrá apoyar el pie normalmente para caminar por un tiempo. 

El día de su cirugía

Su traumatólogo tendrá la colaboración de un equipo de enfermería especializado. La cirugía puede hacerse de diferentes maneras. Consulte a su proveedor de atención médica sobre los detalles de su cirugía. El procedimiento puede llevar un par de horas. En general, puede suceder lo siguiente:

  • Le administrarán anestesia raquídea para que no sienta nada de la cintura para abajo. También le darán un medicamento (sedante) para que duerma durante toda la cirugía. O es posible que le administren anestesia general para que esté inconsciente durante la cirugía.

  • Un proveedor de atención médica le controlará la frecuencia cardíaca, la presión arterial y otros signos vitales.

  • El cirujano le hará un corte (incisión) a través de la piel y el músculo de la parte baja de la pantorrilla.

  • Si le están haciendo una cirugía mínimamente invasiva, el cirujano hará una incisión pequeña. Luego, usará herramientas pequeñas y una cámara diminuta para realizar la cirugía.

  • Hará una incisión a través de la vaina que recubre el tendón. Luego, quitará o reparará las partes dañadas del tendón.

  • Es posible que le quite otro tendón del pie. Luego este se usa para reemplazar una parte o la totalidad de su tendón tibial posterior.

  • El cirujano cerrará con puntos (suturas), grapas u otro método las capas de piel y músculo alrededor de la pantorrilla.

Después de su cirugía

Después del procedimiento, pasará varias horas en una sala de recuperación. Es posible que esté somnoliento y confundido cuando despierte. Su equipo de atención médica le vigilará los signos vitales, como la frecuencia cardíaca y la respiración. Le darán medicamentos para calmar el dolor si los necesita. Le colocarán una tablilla (férula) en el tobillo. Tal vez pueda regresar a su casa ese mismo día. O puede que pase la noche en el hospital.

Recuperación en el hogar

Siga todas las instrucciones de su proveedor de atención médica relacionadas los medicamentos para el dolor y el cuidado de la herida. Sentirá algo de dolor después de su cirugía. Los medicamentos analgésicos pueden ayudar a aliviarle el dolor. Mantenga la pierna levantada mientras esté sentado. Hágalo siempre que le sea posible. Esto puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Necesitará usar muletas y tendrá que evitar apoyar peso sobre esa pierna durante varias semanas.

Visitas de control

Es posible que le quiten los puntos o las grapas en unos 10 a 14 días después de la cirugía. Probablemente le reemplacen la férula por un yeso en ese momento. Siga todas las instrucciones sobre cómo mantener seco el yeso. O bien, puede que le den una bota que puede ponerse y quitarse en lugar de colocarle un yeso.

Su proveedor de atención médica le dará instrucciones sobre cuándo podrá apoyar peso en esa pierna y sobre cómo fortalecer el tobillo y los músculos de la pierna a medida que se recupera. Tal vez necesite hacer fisioterapia. Es posible que tenga dolor durante meses antes de comenzar a sentir los principales beneficios de su cirugía. Siga todas las instrucciones de su proveedor de atención médica relacionadas con los ejercicios que tendrá que hacer después de la cirugía. Eso ayudará a garantizar que la cirugía sea todo un éxito.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre de más de 100.4 °F (38 °C), o según le indique su proveedor de atención médica.

  • Escalofríos con temblores.

  • Aumento del dolor en el tobillo o en la pantorrilla.

  • La bota o el yeso parecen estar demasiado ajustados o demasiado flojos.

  • El yeso se moja o se pone pastoso.

  • Color pálido u otro cambio de color de la piel alrededor del yeso.

  • Entumecimiento o cosquilleo cerca o debajo del yeso o del pie.

  • Los dedos de los pies están entumecidos o se ponen azules.

  • Enrojecimiento, inflamación, calor o supuración de líquido en el lugar de la incisión.

  • La superficie del yeso se siente caliente.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Centene