Información relacionada


¿Qué es la reducción abierta y fijación interna (RAFI) en fracturas de tibia y peroné?

La reducción abierta y fijación interna (RAFI) es un tipo de tratamiento para reparar un hueso roto. Une las partes de un hueso roto para que puedan sanar. La reducción abierta quiere decir que los huesos se colocan de regreso en su lugar durante una cirugía. La fijación interna significa que se usan aparatos especiales para sostener juntos los pedazos de hueso. Esto ayuda a que el hueso se suelde correctamente. Este procedimiento lo hace un cirujano ortopédico. Es un proveedor con formación especial para tratar problemas de huesos, articulaciones y músculos.

¿Cómo se produce una fractura de tibia y peroné?

La tibia y el peroné son los dos huesos de la parte inferior de su pierna. La tibia es la espinilla. Es el hueso más grande. El peroné es el hueso más pequeño que se encuentra junto a la tibia. La parte superior de la tibia forma parte de la articulación de la rodilla. La parte inferior tanto de la tibia como del peroné forman la parte superior de la articulación del tobillo.

Una lesión puede romper (fracturar) su tibia, su peroné o ambos en dos o más pedazos. Esto puede suceder cerca de su rodilla, en medio de su espinilla o cerca de su tobillo. Si la fractura está cerca de su tobillo, puede decirse que se quebró el tobillo. Puede que tenga una fractura en uno de estos huesos o en ambos. El hueso puede romperse, pero igual las partes pueden quedar bien alineadas. O puede que las partes no queden alineadas correctamente. A esto se lo conoce como fractura con desplazamiento.

Una fractura de tibia o peroné puede producirse por un accidente de automóvil o bicicleta, deportes de contacto, una caída o actividades con movimientos que usted hace de manera repetitiva. Los adultos mayores con baja densidad ósea (osteoporosis) tienen más riesgo de romperse estos huesos.

¿Por qué se hace una reducción abierta y fijación interna?

En una reducción abierta, se vuelven a alinear los huesos correctamente. Luego, se vuelven a conectar en su posición correcta con elementos de sujeción. Esto se llama fijación interna. Los elementos de sujeción pueden ser tornillos, placas, varillas, alambres o clavos. Esto ayuda a que el hueso se suelde correctamente.

La mayoría de las personas no necesita una reducción abierta y fijación interna para fracturas de tibia y peroné. Es posible que puedan colocarle los huesos de nuevo en su lugar sin necesidad de cirugía. Pueden darle analgésicos, un yeso, una férula o un soporte especial y fisioterapia. Tiene más probabilidades de necesitar un procedimiento RAFI si:

  • tiene una fractura con desplazamiento;

  • parte de su tibia o peroné traspasaron la piel al romperse;

  • su tibia o su peroné se rompieron en varias partes;

  • su fractura afectó a la articulación de su rodilla o de su tobillo;

  • le hicieron otro tratamiento, pero su fractura no soldó bien.

¿Cómo se hace un procedimiento RAFI en fractura de tibia y peroné?

Un cirujano ortopédico hace esta cirugía. El cirujano le hará un corte (incisión) en la piel y el músculo de su pierna. Volverá a colocar las partes de su tibia y su peroné, o ambas, en su lugar (reducción). Le sujetará esas partes entre sí (fijación). Para eso, su proveedor puede usar tornillos, placas de metal, alambres o pernos. Si tiene una fractura en la parte media de su tibia, puede que le coloquen una vara de metal especial a través del centro del hueso.

Riesgos de un procedimiento RAFI en una fractura de tibia y peroné

Toda cirugía tiene algunos riesgos. Los riesgos de un procedimiento RAFI en una fractura de tibia y peroné incluyen los siguientes:

  • infección;

  • hemorragia;

  • lesión en los nervios;

  • que el hueso se suelde mal alineado;

  • coágulos de sangre;

  • embolia grasa;

  • tornillos o placas rotos;

  • pérdida de movimiento;

  • daños en los huesos debido a los elementos de sujeción;

  • irritación de la piel causada por los elementos de sujeción;

  • huesos mal alineados;

  • problemas causados por la anestesia;

  • necesidad de otra cirugía.

Sus riesgos varían según su edad y su estado general de salud. Por ejemplo, si fuma o si tiene baja densidad ósea, puede que su riesgo de tener determinados problemas sea mayor. Las personas que tienen diabetes también pueden tener un riesgo más alto de presentar problemas. Consulte a su proveedor de atención médica sobre cuáles son los riesgos más probables en su caso.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Ascension Complete