Información relacionada


Instrucciones de alta: después de la cirugía cardíaca de su hijo

Su hijo acaba de tener una operación quirúrgica como tratamiento de un problema del corazón. Este procedimiento requirió una incisión (corte) vertical por el pecho o el esternón o entre las costillas. A continuación verá algunas recomendaciones generales para cuidar a su hijo en casa después de su cirugía cardíaca. La recuperación de cada niño es diferente. Dependerá de la edad y del estado de salud general del niño, del tipo de cirugía y de otros factores. El personal de atención médica de su hijo pueden contestar sus preguntas y darle más información sobre la recuperación. Asegúrese de entender las instrucciones que le dé el equipo de atención médica y de que pueda seguirlas.

Cómo cuidar la incisión en el pecho del niño

  • No levante al niño por debajo de los brazos durante al menos 4 semanas después de la cirugía. Cargarlo de esta forma podría estirarle el pecho y causarle dolor en la zona de la incisión.

  • Mantenga la incisión limpia y seca.

  • No sumerja la incisión de su hijo en agua para darle un baño durante al menos 2 semanas después de la cirugía. Está bien que lo limpie y lave alrededor de la incisión. Séquela dando toques suaves.

  • Revise diariamente la incisión para ver si hay señales de enrojecimiento, supuración, hinchazón o separación de la piel. Vigile si el niño tiene signos de dolor. La picazón es normal. Pero llame al personal de atención médica si observa signos de infección. Por ejemplo, más dolor, enrojecimiento, supuración o hinchazón.

  • Vista a su hijo con ropa suelta para evitar el roce con la incisión.

  • No deje que su hijo levante ningún objeto pesado durante al menos 6 a 8 semanas.

  • No deje que su hijo participe en juegos bruscos ni deportes de contacto durante 2 a 3 meses. Hable con el equipo de atención médica de su hijo para saber cuándo es seguro que vuelva a jugar.

  • Si su hijo es adolescente y tiene licencia de conducir, no lo deje conducir durante al menos 6 semanas, o lo que le indique el proveedor de atención médica.

Otros cuidados en el hogar

  • Su hijo podría sentir dolor mientras se recupera en su casa. Es importante controlarle el dolor para acelerar el proceso de recuperación. Dele analgésicos (calmantes del dolor) de venta libre o con receta, tal como se lo indique el proveedor de atención médica del niño.

  • La mayoría de los niños vuelven a una dieta normal cuando todavía están hospitalizados. Los bebés o recién nacidos que se están recuperando de una cirugía del corazón podrían tener más dificultades para alimentarse. Debe darle leche de pecho o de fórmula según las instrucciones del proveedor de atención médica del niño.

  • Proteja a su hijo contra las infecciones mientras se recupera. Usted debe lavarse las manos con agua y jabón, al igual que cualquier otra persona que se ocupe del cuidado de su hijo. Limite el contacto con visitas. Evite las zonas públicas atestadas de gente. Si se enferma alguna otra persona de su familia, trate de limitarle el contacto con su hijo.

  • Su hijo tendrá que descansar durante 1 a 2 semanas en casa antes de reanudar sus actividades físicas normales o volver a la escuela a tiempo completo. Es importante que usted no presione a su hijo hasta que esté listo para volver a su rutina normal. Pero, haga que su hijo se pare y camine varias veces durante el día. Esto es bueno para su recuperación.

  • Su hijo acaba de atravesar una experiencia estresante y tal vez esté disgustado o malhumorado después de la cirugía del corazón. Es importante que tenga paciencia y le brinde apoyo a durante este período.

Visitas de control

Tendrá que hacer una cita con el cardiólogo y el cirujano de su hijo. Es posible que su hijo necesite pruebas de seguimiento. Podrían hacerse para evaluar cómo funciona el corazón. Pregunte cómo comunicarse con el proveedor de atención médica después del horario de atención y los fines de semana.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame de inmediato al proveedor de atención médica si su hijo presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Más dolor, enrojecimiento, supuración, hinchazón o sangrado en el lugar de la incisión.

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

  • Convulsión provocada por la fiebre.

  • Dolor en el pecho.

  • Mayor cansancio.

  • Falta de apetito.

  • Bebe menos líquido.

  • Náuseas y vómitos persistentes.

  • Tos que no desaparece.

  • Dificultad para respirar.

  • Frecuencia cardíaca irregular.

  • No hay señales de mejora.

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene