Información relacionada


Cirugía de la rótula: Extracción del cartílago

La cirugía puede estar indicada cuando el dolor limita seriamente las actividades o si el programa de rehabilitación u otros tratamientos no quirúrgicos no están surtiendo el efecto suficiente. Algunos procedimientos pueden efectuarse por artroscopia, un método en que se emplean pequeñas incisiones e instrumentos especiales para mirar y manipular el interior de la articulación de rodilla. Otros procedimientos requieren la cirugía abierta.

Extracción del cartílago

Se extrae el cartílago dañado de la parte posterior de la rótula o del surco del fémur (hueso el muslo), generalmente por artroscopia.

Desbridamiento

Este procedimiento elimina el cartílago dañado sobre la rótula o el hueso del muslo para crear una superficie más lisa.

Vista posterior de la rótula donde puede verse un instrumento que extrae el cartílago dañado.

Fresado

Se recurre a este procedimiento cuando el cartílago se ha desgastado hasta el hueso. El fresado en el hueso abre camino a la circulación sanguínea, permitiendo el crecimiento de un nuevo recubrimiento fibroso.

Vista posterior de la rótula donde puede verse un instrumento que corta el cartílago dañado.

Usted podrá ayudar con su recuperación si trata de no excederse al principio. Siga las instrucciones de su cirujano. Su rodilla podría requerir vendajes, compresión o hielo para evitar la hinchazón. Tal vez le den una abrazadera para protegerse la rodilla; esto ayuda a mejorar la amplitud de movimiento y acelerar la cicatrización. Mantenga la pierna elevada por encima del corazón para que el líquido pueda drenarse de la rodilla y se reduzca la hinchazón. A menudo, la cirugía va seguida de un programa de rehabilitación o fisioterapia.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene