Información relacionada


La rótula en acción

La rótula se mueve al mismo tiempo que la pierna, deslizándose hacia arriba y hacia abajo por su carril en el fémur. Pero si la rótula se “descarrila” aunque sea un poco, pueden producirse dolores y lesiones.

Cuando la rótula está en su “carril”

La rótula es controlada por músculos y ligamentos que funcionan como un sistema de poleas, el cual incluye los músculos del cuádriceps, los retináculos y el tendón rotuliano. Si todas estas partes se contraen correctamente, la rótula se mantiene en su posición y se desliza por su carril sin problemas. La presión se distribuye uniformemente sobre la parte posterior de la rótula.

Vista delantera de una articulación de la rodilla normal con flechas que muestran fuerzas que jalan de manera uniforme de la rótula.
Rótula en su carril.

Cuando la rótula “se descarrila”

Una lesión puede hacer que algunos músculos o ligamentos se contraigan demasiado o se distiendan. Cuando esto sucede, la rótula ya no puede rodar suavemente contra el fémur. Incluso es posible que la rótula se incline. La presión puede distribuirse de forma desigual en la parte posterior de la rótula, lo que produce el desgaste del cartílago.

Vista delantera de una articulación de la rodilla normal con flechas que muestran fuerzas que jalan de manera irregular de la rótula.
Rótula descarrilada.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene