Información relacionada


La insulina: cómo usarla y dónde inyectarla

Usted se administra la insulina por medio de inyecciones. Se inyecta en la capa grasosa debajo de la piel (inyecciones subcutáneas). Algunas personas usan un dispositivo implantado llamado bomba de insulina. Otras personas se inyectan la insulina a través de unas “plumas” cargadas previamente. Su equipo de atención médica le enseñará cómo usar la insulina. Asegúrese de seguir todas las instrucciones sobre cuándo y dónde usarla.

Dónde aplicarse las inyecciones de insulina

  • La insulina suele inyectarse en la grasa del abdomen. Allí es donde se absorbe más rápidamente.

  • Cambie el lugar de la inyección cada vez que se administre insulina. De esta forma, ayuda a prevenir problemas.

  • Planifique cómo se moverá de un lugar a otro.

  • Deje al menos dos pulgadas (5 cm) en la zona alrededor del ombligo.

    Contorno de una figura humana donde pueden verse los lugares donde aplicarse las inyecciones en el frente y la parte posterior del torso, frente de los muslos y la parte posterior de los brazos.
    Lugares donde aplicarse las inyecciones incluyen el abdomen, el frente de los muslos, la parte posterior de los brazos y las nalgas superiores.

Cuándo inyectarse la insulina

  • Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica sobre cuándo debe administrarse la insulina.

  • Es muy importante coordinar sus inyecciones de insulina con las comidas o los refrigerios.

Preparativos para inyectar la insulina de un frasco

  • Lávese las manos. Use agua tibia y jabón.

  • Revise la fecha de vencimiento de la insulina. No utilice insulina vencida.

  • Mire detenidamente la insulina. La insulina cristalina no debería perder color ni tener cristales. La insulina turbia no debería tener grumos ni cristales adheridos en el costado del frasco o la pluma.

  • Limpie la tapa del frasco de la insulina con alcohol.

Preparación de una sola dosis

  1. Retire el émbolo hasta que su extremo esté a nivel con la cantidad de unidades de insulina que usted se administra. Lea siempre el número de unidades de insulina a nivel de sus ojos. 

  2. Coloque la aguja en la parte superior del frasco. Luego, empuje el émbolo completamente. Esto introduce aire en el frasco de insulina.

  3. Dé vuelta el frasco y la jeringa. El frasco quedará arriba.

  4. Sostenga la aguja y el frasco en posición vertical. Verifique que la aguja esté sumergida en la insulina.

  5. Retire el émbolo hasta que su extremo esté a nivel con la cantidad de unidades de insulina que usted se administra.

  6. Quite la aguja. Luego, golpee suavemente la jeringa con la yema de un dedo para quitar cualquier burbuja pequeña de aire.

1. Manos que sostienen una jeringa y un frasco con insulina. La jeringa se está insertando en el frasco. 2. Mano que sostiene una jeringa y un frasco de insulina. La jeringa está debajo del frasco y tiene el émbolo hacia afuera.

Preparación de dosis mixta

Importante: algunas insulinas no deben mezclarse. Consulte siempre a su proveedor de atención médica antes de mezclar insulina.

  1. Antes de comenzar, sume las dos dosis de insulina. De esta manera, sabrá el total de las dos dosis. Por ejemplo, si necesita 6 unidades de insulina regular (cristalina) y 7 unidades de NPH (turbia), el total será 13 unidades.

  2. Retire el émbolo hasta que su extremo esté a nivel con la cantidad de unidades de insulina que usted se administra. Lea siempre el número de unidades de insulina a nivel de sus ojos. 

  3. Coloque la aguja en la parte superior del frasco. Luego, empuje el émbolo completamente. Esto introduce aire en el frasco de insulina.

  4. Si utiliza insulina regular y NPH en una sola jeringa, extraiga con cuidado la aguja del primer frasco. Repita los pasos anteriores con el segundo frasco.

  5. Con los dos frascos cargados anticipadamente con aire, ahora está listo para succionar la insulina. Siempre succione la insulina regular (cristalina) antes que la NPH (turbia). Introduzca la aguja en el frasco de insulina regular (cristalina).

  6. Dé vuelta el frasco y la jeringa. El frasco quedará arriba.

  7. Sostenga la aguja y el frasco en posición vertical. Verifique que la aguja esté sumergida en la insulina.

  8. Retire el émbolo hasta que su extremo esté a nivel con la cantidad de unidades de insulina regular que usted se administra.

  9. Quite la aguja de la insulina regular (cristalina). Introdúzcala en el frasco de la insulina NPH (turbia). Tenga cuidado de no ejercer presión sobre el émbolo.

  10. Dé vuelta el frasco y la jeringa. El frasco quedará arriba.

  11. Sostenga la aguja y el frasco en posición vertical. Verifique que la aguja esté sumergida en la insulina.

  12. Retire el émbolo hasta que su extremo esté a nivel con la cantidad total de unidades que usted se administra. Este número representa el total de las dos dosis de insulina combinadas, tal como se muestra en el paso 1 anterior.

  13. Quite la aguja. Luego, golpee suavemente la jeringa con la yema de un dedo para quitar cualquier burbuja pequeña de aire.

Cómo inyectar la insulina

  • Pellizque suavemente la piel tomando aproximadamente una pulgada (2.5 cm) entre los dedos. No apriete demasiado.

  • Introduzca la aguja directamente en la piel, a un ángulo de 90 grados. No la incline.

  • Empuje el émbolo. Presione hasta que la jeringa quede vacía. Suelte la piel. Luego, quite la aguja. No frote el lugar de la inyección después de haber sacado la aguja.

    Paciente que se inyecta insulina en el abdomen.

Cómo desechar la jeringa

  • Ponga la aguja y la jeringa en un contenedor de punzocortantes. No vuelva a tapar la aguja.

  • Puede comprar el contenedor en una farmacia o en una tienda de suministros médicos. O bien, puede usar una botella de detergente vacía o cualquier otro recipiente a prueba de cortes con tapa.

  • Cuando el contenedor esté lleno, ciérrelo y colóquelo en una bolsa de basura. Etiquete la bolsa como “agujas” o “elementos punzantes”.

  • Llame a la compañía recolectora de residuos para preguntar qué debe hacer para desechar el contenedor de punzocortantes. También puede consultar a la Coalición para Desecho Seguro de Agujas en las Comunidades (Coalition for Safe Community Needle Disposal) llamando al 800-643-1643 o en www.safeneedledisposal.org.

Cómo guardar la insulina

  • Guarde los frascos sin abrir en el refrigerador. Puede guardar los frascos abiertos a temperatura ambiente, por ejemplo, sobre la encimera de la cocina. Pero no deje que la insulina se caliente demasiado. Manténgala siempre por debajo de los 86 °F (30 °C). ¡Nunca deje que se congele!

  • Siempre use la insulina antes de la fecha de vencimiento impresa en el frasco. Tire los frascos vencidos.

  • Utilice la insulina dentro de los 28 días posteriores a la apertura del frasco. Después de 28 días, tírelo. Como recordatorio, anote en el frasco la fecha en que lo abrió.

  • Cuando viaje, lleve todos los suministros para la diabetes. Colóquelos en una bolsa que proteja la insulina del calor y el frío. Mantenga la bolsa siempre con usted. Tendrá lo que necesita en caso de demoras o si su maleta se pierde.

  • No deje nunca la insulina en el automóvil. Puede calentarse o enfriarse demasiado.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene