Información de salud


¿Qué es la bursitis prerrotuliana?

Una bursa (bolsa sinovial) es una película delgada y resbaladiza, en forma de saco. Contiene una pequeña cantidad de líquido. Esta estructura se encuentra entre los huesos y los tejidos blandos dentro y alrededor de las articulaciones. La bolsa sinovial protege y amortigua una articulación y evita que las partes que forman una articulación rocen unas contra otras.

La bolsa sinovial prerrotuliana se encuentra en la parte superior de la rótula. Está justo debajo de la piel. Si esta bolsa sinovial se irrita y se inflama, la afección se llama bursitis prerrotuliana.

Causas de la bursitis prerrotuliana

Una de las causas comunes de este problema es arrodillarse mucho en el suelo. Por eso, otro nombre que se le da es “rodilla del ama de casa”. Los trabajadores como los plomeros, instaladores de alfombras, techadores y jardineros presentan riesgo de padecerla. También puede causarla una lesión a causa de un golpe en la rótula. Los atletas que practican deportes como el fútbol americano y la lucha presentan mayor riesgo. Correr sobre terreno irregular también puede influir.

Síntomas de la bursitis prerrotuliana

Pueden ser, por ejemplo, los siguientes:

  • Dolor en la rodilla que empeora al flexionar la rodilla o cargar peso sobre ella y mejora con el reposo

  • Inflamación sobre la rótula

  • Sensibilidad o calor sobre la rótula

  • Crujido en la rótula sin hacer ningún movimiento

Tratamiento de la bursitis prerrotuliana

Este problema suele mejorar con reposo y medicamentos. Es posible que necesite otros tratamientos. Algunos tratamientos posibles incluyen los que se mencionan a continuación:

  • Dejar la rodilla en reposo. Esto permite que la zona se recupere. Incluye evitar todo aquello que desencadene los síntomas.

  • Medicamentos recetados o de venta libre. Ayudan a reducir el dolor y la inflamación. Los medicamentos antinflamatorios no esteroideos son los más usados. Los medicamentos pueden ser recetados o de venta libre. Puede tomarlos en forma de pastillas o aplicarlos como gel, crema o parche sobre la piel.

  • Estiramiento y otros ejercicios de fortalecimiento. Ayudan a mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos que rodean la rodilla.

  • Compresas frías o calientes. Ayudan a reducir el dolor y la inflamación.

  • Fisioterapia. Puede incluir ejercicios, ultrasonido u otros tratamientos.

  • Rodilleras. Ayudan a proteger sus rodillas al practicar deportes.

  • Inyección de medicamento dentro de la bolsa sinovial o drenaje del líquido de la bolsa sinovial. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas. Por lo general, se usan corticosteroides, que son medicamentos antinflamatorios potentes.

Si tiene síntomas que no mejoran con estos tratamientos, puede necesitar cirugía para extirpar la bolsa sinovial.

Posibles complicaciones

  • Si entran microbios en la bolsa sinovial por un corte que haya en su piel, la bolsa puede infectarse. Una infección suele tratarse con medicamentos antibióticos. En algunos casos, es posible que deba extraerse la bolsa sinovial infectada.

  • Si no le da tiempo a la rodilla para recuperarse, el problema podría volverse crónico (de largo plazo). Eso puede llegar a ocasionarle problemas para mover la articulación de la rodilla.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato ante cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior, o según le indique su proveedor

  • Escalofríos

  • Más inflamación o calor en la zona o supuración de la zona

  • Síntomas que no mejoran o que empeoran

  • Síntomas nuevos

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Centene