Información de salud


Prevención de infecciones en el sitio quirúrgico

Un riesgo de someterse a una cirugía es tener una infección en el sitio quirúrgico. El sitio quirúrgico es cualquier corte que realiza el cirujano en la piel para llevar a cabo la operación. Las infecciones en el sitio quirúrgico pueden variar de infecciones leves en la piel hasta infecciones graves o incluso mortales que incluyen el tejido debajo de la piel o los órganos. En esta hoja, encontrará más información sobre las infecciones en el sitio quirúrgico, qué hacen los hospitales para prevenirlas y cómo se tratan si se presentan. También le explicará lo que usted puede hacer para prevenir estas infecciones.

Primer plano de manos que se lavan con agua y jabón en el lavabo.
Lavarse las manos ayuda a reducir el riesgo de infección.

¿Qué causa infecciones en el sitio quirúrgico?

Los gérmenes se encuentran en todas partes. Están debajo de la piel, en el aire y en los objetos que tocamos. Muchos de los gérmenes son buenos, pero otros son dañinos. Las infecciones en el sitio quirúrgico ocurren cuando gérmenes dañinos ingresan a su cuerpo mediante la incisión de la piel. Algunas infecciones son causadas por gérmenes que se encuentran en el aire o en objetos. Sin embargo, la mayoría están causadas por gérmenes que se encuentran en su propio cuerpo.

¿Quién corre riesgo de contraer infecciones en el sitio quirúrgico?

Cualquier persona puede sufrir una infección en el sitio quirúrgico. Sin embargo, el riesgo es mayor si usted:

  • es un adulto mayor;

  • tiene un sistema inmunológico debilitado u otras afecciones de salud, o enfermedades como diabetes;

  • toma determinados medicamentos, como los esteroides;

  • es fumador;

  • se sometió a determinados tipos de operaciones, como cirugía abdominal;

  • tiene una mala nutrición;

  • tiene mucho sobrepeso;

  • se somete a una operación que dura más de 2 horas.

¿Cuáles son los síntomas de una infección en el sitio quirúrgico?

  • La infección suele comenzar con un mayor enrojecimiento de la piel, dolor e inflamación alrededor de la incisión. Luego, es posible que detecte una secreción turbia de color amarillo verdoso de la incisión, que puede tener mal olor. Es posible que la incisión se separe o se abra. También puede tener fiebre o sentirse muy enfermo.

  • Los síntomas pueden aparecer horas o semanas después de la cirugía. Los implantes, como rodillas y caderas artificiales, pueden infectarse en cualquier momento después de la operación.

¿Cómo se tratan las infecciones en el sitio quirúrgico?

  • Las infecciones en el sitio quirúrgico se tratan con antibióticos. El tipo de medicamento que le administren dependerá del germen que el médico considera que está causando la infección. Las infecciones más graves en heridas requieren cuidados locales en la herida y, en algunos casos, otras cirugías.

  • Es posible que vuelvan a abrirle una herida infectada en la piel para limpiarla. A veces se coloca gasa dentro de las heridas profundas; esta se cambia con frecuencia hasta que la herida comienza a sanar de adentro hacia afuera. Su proveedor de atención médica evaluará el tipo de cuidado necesario para tratar su infección en el sitio quirúrgico.

  • Si ocurre una infección en la zona en donde se colocó un implante, es posible que deban quitar el implante.

  • Si tiene una infección más profunda en su cuerpo, es posible que necesite otra cirugía para tratarla.

¿Qué hacen los hospitales para prevenir infecciones en el sitio quirúrgico?

Para prevenir infecciones en el sitio quirúrgico, muchos hospitales toman las medidas siguientes:

  • Lavado de las manos. Antes de la operación, el cirujano y todo el personal del quirófano se lavan bien las manos y los brazos frotándoselos con jabón antiséptico.

  • Limpieza de la piel. La zona en donde se realizará la incisión se limpia cuidadosamente con una solución antiséptica.

  • Ropa y paños estériles. El equipo del quirófano usa uniformes médicos (ropa desechable), batas quirúrgicas de mangas largas, mascarillas, gorros, cobertores de zapatos y guantes estériles. Le cubrirán el cuerpo por completo con una sábana grande estéril (paño estéril), excepto en la zona en donde se realiza la incisión.

  • Aire limpio. Los quirófanos tienen filtros de aire especiales y presión de aire positiva para evitar que ingrese aire sin filtrar.

  • Uso responsable de los antibióticos. Los antibióticos se administran en un período de no más de 60 minutos antes de realizar la incisión y generalmente se interrumpen al cabo de 24 horas después de la cirugía, según el tipo de cirugía. Esto ayuda a matar gérmenes pero previene problemas que puedan ocurrir cuando se administran antibióticos por más tiempo.

  • Niveles controlados de azúcar en la sangre. Su nivel de azúcar en la sangre puede aumentar debido al estrés de la cirugía. Le vigilarán de cerca su nivel de azúcar en la sangre para garantizar que se mantenga dentro del rango normal. Un nivel alto de azúcar en la sangre retrasa la cicatrización de heridas y aumenta las posibilidades de sufrir una infección.

  • Temperatura corporal controlada. Tener temperatura más baja de lo normal después de la cirugía impide que el oxígeno llegue a la herida y hace que a su cuerpo le resulte difícil combatir las infecciones. Los hospitales pueden calentar los líquidos que se administran por vía intravenosa, aumentar la temperatura en el quirófano y proporcionar mantas de aire caliente.

  • Depilación adecuada. Si es necesario depilar la zona antes de la incisión, se utiliza una cortadora de pelo; no se utiliza una afeitadora. Esto evita que se realicen pequeños cortes o heridas por las que pueden entrar gérmenes.

  • Cuidado de heridas. Después de la cirugía, se cubre la herida cerrada con una venda estéril durante un día o dos. Dentro de una herida abierta se coloca gasa estéril y se cubre la zona con una venda estéril.

Lo que usted puede hacer para prevenir infecciones en la zona de la cirugía

  • Haga preguntas. Infórmese sobre las medidas que toma el hospital para prevenir infecciones.

  • Si su médico se lo indica, dúchese o báñese con jabón común la noche previa al día de la operación. Siga las instrucciones que le den. Probablemente, le pedirán que use un limpiador sin enjuague.

  • Si usted fuma, deje de hacerlo por el mayor período posible antes y después de la operación. Consulte con su médico sobre maneras de dejar el hábito.

  • Tome antibióticos solo cuando su proveedor de atención médica se lo indique. Tomar antibióticos cuando no es necesario puede generar resistencia a la hora de matar gérmenes. Además, es fundamental terminar todos los antibióticos recetados, incluso si se siente mejor.

  • Asegúrese de que los profesionales de atención médica se laven las manos con agua y jabón común o se las froten con un antiséptico de alcohol en gel antes y después de atenderlo. No tema recordarles.

  • Después de la cirugía, coma alimentos saludables. Cuide de su incisión tal como le indicó el médico o enfermero.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Aumento del dolor o de la sensibilidad en el sitio quirúrgico

  • Raya roja, aumento del enrojecimiento o hinchazón cerca de la incisión

  • Supuración turbia, amarillenta o maloliente de la incisión

  • Puntos (suturas) que se disuelven antes de que cicatrice la herida

  • Fiebre de 100.4 ° F ( 38 °C ) o más, o según las indicaciones del proveedor

  • Sensación de cansancio que no desaparece

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene