Información de salud


Inducción del parto

La inducción del parto es una forma de iniciar el trabajo de parto. Este procedimiento puede proteger su salud y la del bebé.

Motivos para inducir el parto

El proveedor de atención médica puede decidir que se debe inducir el parto si continuar el embarazo conlleva un riesgo para la salud de la madre o del bebé. Estas afecciones incluyen lo siguiente:

  • Preeclampsia

  • Crecimiento fetal insuficiente

  • Poco líquido amniótico

  • Infección de las membranas (corioamnionitis)

  • Rotura de la bolsa de aguas

  • Determinadas enfermedades, como la diabetes

La inducción del parto también podría hacerse después de las 39 semanas por motivos no médicos, por ejemplo si la madre vive lejos del hospital.

Maneras de inducir el parto

El proveedor de atención médica puede inducir el parto con 1 o más de los siguientes métodos:

  • Prostaglandina. Es un medicamento que puede administrarse en forma de pastilla, cápsula o supositorio vaginal. Se usa para ablandar, hacer más delgado y abrir (dilatar) el cuello uterino. Esto se denomina maduración cervical. Su proveedor de atención médica también puede usar una sonda de Foley o un catéter de globo doble. La sonda se coloca en el cuello uterino para abrirlo. Esto hace que se liberen prostaglandinas naturales.

  • Pitocin (oxitocina). Es un medicamento que su proveedor de atención médica le inyecta a través de una vía intravenosa. Es posible que la reciba unas 4 a 24 horas después de la prostaglandina. La oxitocina ayuda a iniciar las contracciones. Se administra siempre en el hospital.

  • Rotura de la membrana. Es un procedimiento en el que su proveedor de atención médica utiliza un pequeño instrumento para romper la bolsa de aguas. Se hace con mayor frecuencia en mujeres que han dado a luz anteriormente. Se hace siempre en el hospital. El cuello uterino tiene que estar lo suficientemente dilatado antes de realizar este procedimiento. Además, la cabeza del bebé debe estar hacia abajo y cerca del cuello uterino. 

Riesgos de la inducción del parto

Si se induce el parto, puede tener mayor riesgo de lo siguiente:

  • Tener una cesárea, pero puede haber menos posibilidades si es el primer parto

  • Una infección

  • Hospitalización más prolongada

  • Rotura uterina (en casos poco frecuentes)

  • Muerte fetal (muy poco frecuente)

Lo que debe esperar

Es posible que le administren la prostaglandina en el hospital o en su casa. Es necesario hacer una monitorización fetal después de que el bebé se ubique.

Los demás métodos para inducir el parto se realizan en el hospital. Tendrá que permanecer hospitalizada hasta haber dado a luz. Es posible que su proveedor de atención médica le conecte monitores al abdomen. Sirven para medir las contracciones y garantizar que el bebé no tenga ningún problema.

Sin importar la manera en la que se induzca el parto, hay varios factores que podrían afectar el tiempo que transcurre hasta que da a luz. Estos incluyen el tiempo que el cuello uterino tarda en abrirse y volverse más delgado, y cuándo comienzan las contracciones.

Tenga paciencia

Aunque la inducción del parto inicia el proceso, es posible que tenga que esperar. Las mujeres que tienen un parto inducido suelen dar a luz aproximadamente en un día. Pero algunas pueden tardar hasta varios días.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene