Información de salud


Prevención de la pulmonía

La pulmonía (neumonía) es una infección de uno o los dos pulmones. Las personas que tienen mayor riesgo de presentarla son los ancianos, los fumadores y las personas con enfermedades crónicas de los pulmones. Por ejemplo, afecciones como EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), que incluye enfisema o bronquitis crónica, y asma, así como también las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado. Hay algunas medidas que usted puede tomar para reducir las probabilidades de contraer neumonía.

Primer plano de manos que se lavan en un lavabo debajo del chorro de agua.

Prevenga las infecciones

  • Lave sus manos con frecuencia:

    • Frótese las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos cada vez que se las lave. Esto coincide con el tiempo que le lleva tararear la canción del “Cumpleaños feliz” dos veces.

    • Enjabone y restriegue los dorsos de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas.

    • Si no tiene disponible agua y jabón, use un antiséptico para manos con alcohol.

  • Evite tocarse la cara y la boca con las manos.

  • Use pañuelos de papel desechables en vez de pañuelos de tela. Deseche los pañuelos de papel usados.

  • Aléjese de personas que tengan gripe o estén resfriadas.

  • Trate de evitar los lugares con mucha gente.

Vacúnese

Hable con su proveedor de atención médica sobre las vacunas y si debe ponerse anualmente la vacuna contra la gripe. Hoy existen dos tipos diferentes de vacunas contra la neumonía. Ambas se necesitarán si usted tiene una enfermedad crónica o está en la categoría de personas de alto riesgo.  

  • Vacúnese contra la gripe (influenza) todos los años apenas la vacuna esté disponible en su área. La vacuna contra la gripe ayuda a prevenir la gripe y sus complicaciones, como la neumonía.

  • Vacúnese contra la neumonía neumocócica. Hable con su proveedor de atención médica acerca de la vacuna contra la neumonía neumocócica que sea adecuada para usted.

Haga los ejercicios de respiración que le sugirieron

Respirar profundamente y los ejercicios de toser pueden ayudarle a despejar los pulmones. Su proveedor de atención médica podría recomendárselos. Si fuera así, le enseñarán como hacerlos. Hágalos con la frecuencia indicada por su proveedor.

Cuide su cuerpo

  • Como mínimo, beba de 6 a 8 vasos de agua al día.

  • Coma una dieta equilibrada y saludable.

  • Evite beber alcohol.

  • No fume y no permita que las personas fumen en su casa. Evite los lugares en donde hay personas fumando.

  • El movimiento ayuda a mantener los pulmones despejados. Pregunte a su proveedor de atención médica qué tipo de actividad es la más adecuada para usted. Caminar es con frecuencia una buena opción.

  • Descanse lo suficiente. Duerma al menos 8 horas todas las noches. Descanse o duerma la siesta durante el día si lo necesita.

  • Pregúntele a su proveedor de atención médica si debe programar una cita de seguimiento para asegurar que la infección haya sido eliminada.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene