Información de salud


Prolapso de órganos pélvicos: cirugía por prolapso uterino

Riesgos de la cirugía

  • Infección

  • Sangrado

  • Riesgos relacionados con la anestesia

  • Daño a los nervios, músculos o estructuras pélvicas cercanas

  • Formación de coágulos de sangre

  • Repetición del prolapso de uno o más órganos pélvicos

El procedimiento quirúrgico

Para corregir el prolapso, con frecuencia se extirpa (extrae) el útero. Esta cirugía se llama histerectomía. Luego se levanta la vagina y se la sujeta para que permanezca en su lugar. Este tipo de cirugía se puede hacer a través de la vagina o del abdomen. Se usan puntos para unir la vagina a tejidos fuertes en la pared de la pelvis. En ocasiones se usa material sintético o biológico para reforzar la reparación. Así se sostiene la parte superior de la vagina. Se pueden hacer otros procedimientos para impedir que la vagina se deslice de nuevo. Si no se extirpa el útero, se lo levanta y se lo sujeta para que permanezca en su lugar.

Sus incisiones

Durante la cirugía, el médico llega a los órganos pélvicos a través de la vagina o del abdomen. Si se llega a través de la vagina, se hace una incisión (corte) en la pared de este órgano. Si se llega a través del abdomen, se hacen varias incisiones pequeñas allí para insertar instrumentos laparoscópicos diminutos. O se hace una única incisión más grande en el abdomen. La incisión en el abdomen puede ser vertical (hacia arriba y hacia abajo) o transversal (a lo largo).

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene