Información de salud


Pieloplastia

Los uréteres son los dos conductos que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga. Si la orina no puede pasar por el uréter, se acumula en el riñón. Esto se conoce como obstrucción de la unión ureteropélvica. Esto puede provocar síntomas como dolor, fiebre y vómitos. También puede ocasionar problemas de salud graves, como infecciones y daños en los riñones. Este tipo de obstrucción suele ser de nacimiento, pero puede que no se note hasta muchos años después. El paso de la orina por el uréter puede bloquearse si se estrechan las paredes del uréter (estenosis). También puede deberse a un vaso sanguíneo que hace presión contra el uréter. La pieloplastia es una cirugía que se hace para desbloquear el uréter y permitir que la orina pueda volver a pasar. 

Vista delantera de un corte transversal de los riñones, los uréteres y la vejiga. El uréter izquierdo está cerrado y la orina regresa al riñón.

Preparativos para la cirugía

Prepárese para la operación tal como se le indicó. Además, haga lo siguiente:

  • Asegúrese de informar a su proveedor de atención médica acerca de todos los medicamentos que usa. Esto incluye los medicamentos con receta y los de venta libre, además de vitaminas, hierbas y suplementos. Quizás tenga que dejar de usar algunos o todos estos medicamentos antes de la cirugía, según las instrucciones de su proveedor.

  • No coma ni beba nada durante las 8 horas anteriores a la cirugía. Esto incluye agua, chicle y mentas.

  • Es posible que le den un medicamento o líquido especial para que lo tome el día anterior a la cirugía. Esto sirve para asegurar que usted tenga el colon vacío para la cirugía.

Dos tipos de cirugía

La cirugía puede hacerse a través de varias incisiones pequeñas (laparoscopia). También puede hacerse a través de una sola incisión más grande (cirugía abierta). La laparoscopia no puede usarse en todos los casos. En algunos casos, puede que la cirugía comience siendo una laparoscopia y haya que cambiar a una cirugía abierta por cuestiones de seguridad. Usted y su cirujano hablarán sobre cuáles son sus opciones.

  • Laparoscopia. El cirujano hace varias incisiones pequeñas en el abdomen. Se introduce el laparoscopio a través de una de estas incisiones. Este instrumento envía imágenes desde el interior del abdomen a una pantalla de video. Los instrumentos quirúrgicos se introducen a través de las demás incisiones. El cirujano puede usar un método que se llama laparoscopia robótica. El sistema robótico muestra una vista tridimensional (3D) del interior del cuerpo. También ayuda con el movimiento de las manos del cirujano.

  • Cirugía abierta. Se hace una incisión más grande en el costado por encima de las costillas. El cirujano observa y trabaja a través de esta incisión. Es posible que deban quitarle parte de una costilla para que el cirujano pueda llegar hasta el riñón.

El día de la cirugía

La cirugía dura entre 3 y 5 horas. Después, deberá quedarse en el hospital entre 1 y 3 noches.

Antes de que empiece la cirugía, sucederá lo siguiente:

  • Le pondrán una vía intravenosa en una vena del brazo o de la mano. Por esta línea, le enviarán líquidos y medicamentos (tales como antibióticos).

  • Puede que le administren medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre.

  • Para evitar que sienta dolor durante la operación, le aplicarán anestesia general. La anestesia es un medicamento que lo pondrá en un estado parecido a un sueño profundo durante la cirugía. Puede que le inserten un tubo por la garganta para ayudarlo a respirar.

  • Le colocarán un tubo delgado, llamado sonda, en la vejiga a través de la uretra. Este permite sacar la orina durante la cirugía y también durante un tiempo después.

Durante la cirugía, sucederá lo siguiente:

  • Si tiene una parte del uréter estrechada, se la quitarán. Luego, le coserán el extremo cortado inferior al riñón. También es posible que le corten tanto el uréter como el riñón. Si es así, se usa parte del riñón para ensanchar el uréter. Si hay un vaso sanguíneo que esté presionando el uréter, le correrán el vaso de lugar.

  • Le insertarán un tubo largo y flexible (stent) dentro del uréter. Este irá desde el riñón hasta la vejiga. Se lo deja en ese lugar durante unas 4 a 6 semanas después de la cirugía para ayudar a mantener el uréter abierto mientras se cura.

  • Una vez terminada la cirugía, le quitarán todos los instrumentos. Le cerrarán las incisiones con puntos, grapas, pegamento quirúrgico o bandas de cinta quirúrgica. Puede que lo coloquen uno o más tubos cerca de las incisiones. Estos permiten drenar líquidos de la incisión durante un período breve después de la cirugía.

Recuperación en el hospital

Después de la cirugía, lo llevarán a una sala de recuperación. Allí lo vigilarán mientras despierta de la anestesia. Quizás sienta sueño o náuseas. Si le pusieron un tubo de respiración, es posible que tenga dolor de garganta al principio. Cuando esté listo, lo llevarán a un cuarto de hospital. Mientras esté en el hospital, sucederá lo siguiente:

  • Le darán medicamentos para aliviar el dolor. Hágales saber a sus proveedores si usted siente dolor.

  • Primero, le administrarán líquidos por vía intravenosa. Al cabo de uno o dos días, comenzará una dieta líquida. Luego, retomará su dieta normal lentamente.

  • Tan pronto como le sea posible hacerlo, podrá levantarse y caminar.

  • Le enseñarán técnicas para toser y respirar a fin de mantener los pulmones limpios y prevenir la neumonía.

  • Probablemente le quitarán la sonda que tenga en la uretra y todos los drenajes antes de que se retire del hospital. De no ser así, le mostrarán los cuidados que deberá tener en su casa.

Recuperación en el hogar

Después de su hospitalización, le darán el alta y podrá irse con un familiar o un amigo adultos. Coordine con alguien que pueda quedarse con usted los próximos días para ayudarlo con sus cuidados. El tiempo de recuperación es diferente para cada persona. Su proveedor de atención médica le dirá cuándo puede reanudar sus actividades normales. Hasta ese entonces, siga las instrucciones que le hayan dado. Asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Tome todos los medicamentos según le hayan indicado.

  • Siga las recomendaciones de su proveedor de atención médica respecto a ducharse. No nade, no se bañe en una tina, no use un hidromasaje ni haga cualquier otra actividad en la que la incisión pueda quedar cubierta por agua hasta que el proveedor se lo permita.

  • Evite levantar objetos pesados o hacer actividades enérgicas, según las indicaciones.

  • No conduzca hasta que ya no tome los analgésicos que le hayan dado y su proveedor le diga que puede.

  • Evite hacer fuerza al evacuar los intestinos. Si lo necesita, puede tomar un ablandador fecal, según le indique su proveedor de atención médica.

El stent que tiene colocado en el uréter hará que desee orinar con más frecuencia. También es posible que sienta ardor al orinar y que vea sangre en la orina. Eso es normal y se irá cuando le quiten el stent en una cita de control.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 ° F ( 38 ° C) o más alta, o según le indique el proveedor

  • Síntomas de infección en la zona de una incisión, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, calor, empeoramiento del dolor o supuración maloliente

  • Sangrado o mucha cantidad de líquido que sale de la herida

  • Coágulos de sangre en la orina

  • Dolor o hinchazón en las piernas

  • Incapacidad de orinar

  • Vómitos que no cesan

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 de inmediato si tiene los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho

  • Dificultad para respirar

Visitas de control

Tendrá visitas de control con su proveedor de atención médica. Si deben quitarle puntos de sutura o grapas, lo harán al cabo de 1 o 2 semanas después de la cirugía. Le quitarán el stent que tiene en el uréter al cabo de unas 4 a 6 semanas. Alrededor de 3 meses después de la cirugía, posiblemente le harán un estudio de diagnóstico por imágenes. Esto permite comprobar que el uréter esté abierto y que el riñón esté funcionando normalmente.

Riesgos y complicaciones posibles

Todos los procedimientos tienen algunos riesgos. Entre los posibles riesgos de la pieloplastia se encuentran los siguientes:

  • Infección

  • Sangrado (puede necesitar una transfusión de sangre)

  • Pérdida de orina en la zona de la cirugía

  • Formación de tejido cicatricial en el uréter

  • Daño de los órganos que están cerca de la zona afectada

  • Necesidad de otra cirugía

  • Daño en los riñones

  • Riesgos relacionados con la anestesia (el anestesista o enfermero anestesista conversará con usted sobre estos riesgos)

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by Centene